LA VIDA EN LA BASÍLICA
Normas para la concesión del título de Basílica Menor Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
09 de Noviembre de 1989
(Domus Eclesiae)

1. La "casa de la Iglesia" o la casa de Dios y de la comunidad cristiana siempre se ha destacado como uno de los signos especiales de la santa Iglesia misma, la Esposa de Cristo, presente y en la peregrinación en el mundo.

2. La belleza y la gloria de una iglesia y su adecuación de montaje para las celebraciones litúrgicas en diversos momentos han sido establecidas por las normas correspondientes.

3. Entre las iglesias de una diócesis, la iglesia catedral, ocupa el primer lugar y la mayor dignidad.En ella se encuentra la cátedra, signo de la autoridad magisterial del obispo, como pastor de la diócesis y signo de la comunión con la cátedra romana de Pedro. A continuación se encuentran las iglesias parroquiales, que son los hogares de las distintas comunidades de la diócesis. Además, hay santuarios a los que los fieles de la diócesis o de otras Iglesias locales van en peregrinación.

4. Entre estas iglesias y otras de diferentes categorías se encuentran algunas que tienen especial importancia para la vida litúrgica y pastoral. Estas pueden ser honradas por el Sumo Pontífice con el título de basílica menor, lo que significa una relación particular con la Iglesia romana y el Sumo Pontífice.

Condiciones para la obtención del título de Basílica Menor.

- Debe ser un templo de regio esplendor, levantado con un perfil destacado.

- Dicho templo debe ser foco espiritual de una comunidad que es santuario para la multitud de devotos que acuden a él.

- Que dicho templo, bajo sus bóvedas, posea un tesoro espiritual y sagrado, dando culto ininterrumpido al Señor, a la Virgen y al Santo venerado en él.

- Tambien se asocian al templo ciertos deberes, entre ellos:

  • Que el oficio celebrado en ella sea un ejemplo para los demás templos de la Diócesis a la que pertenece.
  • Promover la formación bíblica y religiosa de los fieles, como el estudio y divulgación de los documentos con los que se propone el magisterio del Sumo Pontífice.
  • Obligación de celebrar las fiestas de la Cátedra del Apóstol San Pedro (22 de febrero), de San Pedro y San Pablo (29 de junio), y el aniversario de la exaltación del Sumo Pontífice.
  • Distintivos de un Basílica

    Tintinábulo

    Un tintinábulo (del latín tintinnabulum campanilla) es una insignia que la Santa sede concece a aquellas iglesias a las que eleva a la dignidad de Basílica.

    Consiste en un pequeño campanario portátil con la imágen del Titular de la Basílica y rematado en la parte superior en una o varis campanillas y coronado por la tiara papal y las llaves de San Pedro.

    Acompaña las procesiones en la Basílica o aquellas en las que participa oficialmente la Basílica, por ejemplo la del Corpus Christi. Permanece habitualmente a un lado del altar mayor.

    Tiene su origen en la Edad Media y tenía la función práctica de avisar al pueblo de Roma de la proximidad del Papa durante las procesiones.

    Canópeo

    Es una especie de sombrilla a modo de baldaquino semiabierto con rayas alternadas de color rojo y dorado, los colores tradicionales del Sumo Pontífice.

    Es un símbolo de la autoridad papal. Se coloca en todas las iglesias que ostentan la dignidad de Basílica. Si el Papa visita la Basílica se abre del todo. Permanece de forma visible al otro lado del altar mayor.

    En su orígen procuraba sombra al Papa durante las procesiones al aire libre.

    LAS INDULGENCIAS

    Jesús nos dejó dicho que el primero y principal mandamiento de éste: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con todo tu ser". Los antiguos cristianos decían que un pecado es el "rechazo de Dios y el apego a las criaturas". Cualquier pecado, por pequeño que sea, supone que amamos más a las criaturas, a nuestra voluntad, que a Dios. Pero Dios, en su infinita misericordia, nos perdona en cuanto nos volvemos a Él. Cuando un crisitano, sinceramente arrepentido de su rechazo a Dios, confiesa humidelmente sus pecados, Dios lo acoge de nuevo, sin reservas.

    Pero nuestro apego a las criaturas no desaparece tan fácilmente. Nuestro egoísmo, nuestra ira, nuestra lujuria... van dejando "marcas" que no nos permiten ver a Dios con claridad. Para gozar de la visión de Dios en el Cielo necesitaremos quitar de nuestros ojos, en esta vida o en la otra, las "cataratas" que son nuestras imperfecciones, nuestras malas inclinaciones... los "retos" de nuestros pecados. La única forma de limpiarnos del todo es volviendo a "amar a Dios sobre todas la cosas".

    El supremo acto de amor lo realizó Cristo por nosotros: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos". La iglesia, apoyada en las palabras de Jesús: "Lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desatéis en la tierra quedará destado en el cielo", quiere aplicar los méritos infinitos de Cristo para borrar las "reliquias" de nuestros pecados.

    Las indulgencias: son actos de amor a través de los cuales la Iglesia, cuerpo de Cristo, aplica a nosotros mismos o a las almas del Purgatorio los méritos infinitos del Señor Crucificado, para limpiar el daño que nos han dejado los pecados confesados y perdonados.

    Condiciones generales para ganar las indulgencias.

    1. Estar sinceramente arrepentido de los propios pecados.

    2. Confesarlos sacramentalmente en el plazo de una semana antes o una semana después.

    3. Realizar la obra prescrita por la Iglesia (visitar una iglesia, participar en alguna acción sagrada, un tiempo de oración, realizar algún acto especial...).

    4. Recibir la Comunión Eucarística.

    5. Rezar por las intenciones del Papa.

    Indulgencia Plenaria por el "Año de la Fe".

    Cumpliendo con las condiciones generales se puede ganar la Indulgencia Plenaria:

    Cada vez que se parricipe al menos en tres momentos de predicación o lecciones sobre las Misiones, los decretos del Concilio Vaticano II, o los artículos del Catecismo de la Iglesia Católica.

    Cada vez que se visite la Catedral, las Basílicas menores o santuarios especificados. En Cartagena, visitando la Basílica de Ntra. Sra. de la Caridad.

    En fechas y ocasiones especiales:

    - 16 de Enero de 2013: Celebración de S. Fulgencio en la Catedral.

    - 26 de Marzo de 2013: Martes Santo, Misa Crismal.

    - 21 de Abril de 2013: Profesión diiocesana de la fe en la Plaza del Cardenal Belluga, en Murcia.

    - Noviembre de 2013: Ceremonia de clausura del "Año de la Fe".

    En todas las Parroquias:

    Los que participen en la Eucaristía de los días siguientes:

    - Todos los Santos, - Inmaculada, - Navidad, - La Cátedra de San Pedro (22 de Febrero), - Domingo de Resurreción, - Corpus Christi, -S. Pedro y S. Pablo y el día del Patrón de cada localidad (Viernes de Dolores, en Cartagena).

    Un día elegido por cada fiel:

    Visitando el baptisterio o lugar donde fue bautizado y renovando las promesas del Bautismo.

    Además, sólo en la Basílica de la Caridad y todos los años:

    - Día de la Concesión del título: 23 de marzo.

    - Día de la Virgen de la Caridad.

    - Fiesta de San Pedro y San Pablo: 29 de junio.

    - Fiesta Dedicación Basílica Santa María la Mayor: 2 agosto.

    - Fiesta de la Cátedra de San Pedro: 22 de febrero.